*Escrito por: David. L. Mayorga. R

Bogotá tiene atmósferas particulares y complejas, construirlas para contarlas depende de la imagen, los sonidos, sabores y percepciones de cada uno de los espacios que las contienen, eso es lo que se trata de hacer en la plataforma de diseño, arquitectura y urbanismo Joyas Arquitectónicas de Bogotá, capturar imágenes de espacios de Bogotá para ir mostrando y contando esas atmósferas y a su vez, incidir en la construcción y evolución de estas.

Son tan variadas, particulares y únicas estas atmósferas que supone un trabajo continuo y dispendioso tratar de capturar sus imágenes, suponen a veces retos, velocidades y herramientas distintas, sin embargo, el uso de tecnologías de captura cada vez más accesibles y fáciles en su manejo, han permitido que cada vez sean más las personas, grupos y comunidades interesadas en capturar la imagen de la ciudad. Lo cual se cree, desde lo personal, que permite la construcción de una memoria gráfica vasta y amplia de la ciudad, y esto a su vez una construcción de identidades en sus habitantes.

Foto: David Leonardo Mayorga Rincón

Tal vez te interese: 5 cosas que extraño de Bogotá

En cuanto a las imágenes, en su apariencia inciden factores propios de la ciudad como la movilidad, la infraestructura, la seguridad de cada uno de los espacios lo que define ángulos, calidades, color y más características técnicas. La realidad, el contexto, define en muchas ocasiones que tipo de imagen se obtiene. Sin embargo, también hay una influencia y premeditación de temas urbanos, arquitectónicos y de composición de la misma imagen que influye también en su apariencia.

Tal vez te interese: 4 formas de amar a Bogotá

Por último, hay que mencionar que en definitiva lo que permite lograr las imágenes es un ejercicio de contemplación, de gusto por la ciudad, que a medida que se va desarrollando se va haciendo más consciente, estructurado y ejecutado, pero que sin el componente de gozo no sería posible hacerlo y llevarlo a cabo. Es en las características con las cuales se desarrolla el placer por la ciudad, como el paseo o caminata a una velocidad que permita la contemplación, por lugares que estimulen la permanencia el intercambio con otras personas y la reflexión donde al fin está el placer en sí mismo.

Observar las ciudades puede causar un placer particular, por corriente que sea la vista… La
ciudades son una construcción del espacio, pero también se trata de una construcción a vasta escala, de una cosa que solo se percibe con el curso.

Foto: David Leonardo Mayorga Rincón


Acerca del autor:

David. L. Mayorga. R
[email protected]
Arquitecto de la Universidad Nacional y candidato a Magister en Diseño Urbano de la misma. Ha trabajado en diferentes campos de la arquitectura como del diseño urbano. Entusiasta de la fotografía, la  ciudad y su imagen. Director de la plataforma de diseño, arquitectura y urbanismo Joyas Arquitectónicas Bogotá. Redes: instagram, twitter