*Escrito por: Reactivo Colectivo

“Nuestro accionar se orienta hacia la activación del patrimonio cultural, desde su reconocimiento, uso y disfrute, hasta el análisis de las relaciones que allí surgen.”

Producir una reacción. La visión de Reactivo Colectivo sobre el patrimonio cultural busca incorporar un ejercicio de valoración que cuestiona y complementa los valores hegemónicos por los cuales este se define. Reconocemos en él,  un complejo entramado de espacios que negocian formas, sentidos, conocimientos y expresiones concernientes  al ser humano: la espina dorsal de nuestra memoria colectiva en relación con su pasado y su presente. Así, lejos de ser un ente estático, es vivo, se mueve, fluctúa, cambia.

Como colectivo pensamos y accionamos alrededor de las dinámicas patrimoniales que surgen “al margen”. Reconociendo así, las manifestaciones que circulan y viven en paredes y calles, de manera que las comunidades puedan asumirse como constructoras de un patrimonio diverso y común. Esto abre la oportunidad de que la sentencia El patrimonio es de todos sea más real que retórica.

Tal vez te interese: “Venga le Digo: el colectivo que busca recuperar el diálogo en el espacio público”

Creemos que el patrimonio cultural genera reacciones individuales y colectivas en nuestra mente, sentidos, memoria y emociones. Los valores por los cuales se define el patrimonio: estéticos, históricos, arquitectónicos, simbólicos, etc se han instaurado en lugares hegemónicos que en ocasiones perjudican las relaciones entre la comunidad y su acervo patrimonial. Nuestro accionar se orienta hacia la ampliación de estas fronteras, con el ánimo de asignarle una función social, es decir, activar el patrimonio cultural, desde su reconocimiento, uso y disfrute, hasta el análisis de las relaciones que allí surgen.

La creación de Reactivo Colectivo está vinculada a la experiencia del programa de formación y voluntariado del Museo Nacional de Colombia, en el cual nos reunimos ocho personas con inquietudes diversas frente a la historia, la cultura, la memoria y el patrimonio. Reactivo Colectivo es un espacio de trabajo que amplía la visión del patrimonio por fuera de los ámbitos académicos, historicistas y tradicionales, a los que aún se sujetan estos relatos. Exploramos desde el consenso y el disenso, el debate de ideas, la polémica y la formación personal de criterios y valores que se articulan y confrontan a  las hegemonías culturales e institucionales.

Tal vez te interese: “La cuarta raya del tigre: Un colectivo para fanáticos del Binomio de Oro y Rimbaud”

Bajo este escenario, estamos interesados en mostrar, cómo el patrimonio cultural se asume desde las experiencias de vida y las reacciones personales ligadas a la emoción y los sentidos. Desde nuestras intersecciones, nos hemos encontrado con algunas recurrencias: una desconfianza sobre el quehacer de las instituciones; un acartonamiento de los relatos que se dictan sobre cultura y patrimonio; una mercantilización del patrimonio por medio del turismo y la sospechosa “economía naranja”, en la cual la industria es más importante que las voces y expresiones culturales mismas, entre otras.

Justamente con el objetivo de escuchar esas otras voces, presentamos a la convocatoria de estímulos de la Secretaría Distrital de Cultura, Recreación y Deporte e Idartes, uno de los proyectos ganadores: “Voces itinerantes: ¿Quién pregunta por nuestro patrimonio?”, en el marco de la beca Habitar mis historias, dirigida al desarrollo de laboratorios de creación artística con habitantes de calle del hogar de paso Bakatá. Con los participantes buscamos construir una cartografía y un relato sonoro sobre dos lugares que ellos consideran patrimoniales, enfocándonos en la construcción de narrativas que privilegian espacios en donde confluyen elementos en común de sus experiencias habitando la calle y habitando el patrimonio.

Tal vez te interese: “Juntes Podemos: Utilizando lentes morados en Bogotá”

Los laboratorios de co-creación se plantean como un espacio de diálogo horizontal en el cual los participantes intervienen en la producción de piezas audiovisuales y gráficas que debaten en torno al habitar, el patrimonio, la ciudad y la calle. La buena disposición e interés de los participantes dió cuenta de la pertinencia de acciones creativas para que se alce la voz de quienes han estado al margen. Por su cotidianidad en espacios públicos, se ha conjugado una relación con el patrimonio menos efímera que la del transeúnte y es este vínculo el que aparentemente los ubica como agentes pasivos e indeseados en la estética del patrimonio.

Foto: Reactivo Colectivo

Sin embargo, el acercamiento que ellos nos han permitido a sus experiencias y saberes, deja entrever el valor del habitante de calle como actor reactivo de la ciudad, como sujeto que le conoce y le aporta significado, que la habita, le critica y que, siendo ellos mismos monumentos a la libertad como dijo alguna vez Jerónimo o el conocido Comanche, también están construyendo patrimonio.

El resultado de estos laboratorios se compartirá en el mes de septiembre y lo anunciaremos en nuestras redes sociales.

Tal vez te interese: “4 formas de amar a Bogotá”


Acerca del autor:

Reactivo Colectivo
[email protected]
Somos un colectivo creado en 2018 y compuesto por personas de diversas disciplinas, unidos por un objetivo común: suscitar la reflexión en torno a los valores instaurados del patrimonio a través de estrategias educativas, comunicativas y comunitarias, por medio del intercambio de saberes y experiencias, que propicien el pensamiento crítico, la investigación, la mediación y la creación de nuevos usos y significados del patrimonio.
Síguenos en: instagram, facebook