*Escrito por:  Juan Guillermo Garrido

¿Desde cuándo la calle se convirtió en un lugar que nos produce temor por defecto?, ¿Hace cuánto tiempo olvidamos que lo público es político y que lo político es de todos?, ¿Y todo esto qué tiene que ver con el diálogo? 

Estas son algunas de las preguntas que inquietan las mentes de un parchecito de amigos en Bogotá, personas “de a pie”, como usted y como yo, quienes decidieron juntarse para recuperar el diálogo en el espacio público; se trata de una iniciativa ciudadana e independiente llamada Venga Le Digo

El proyecto nace como respuesta a una sociedad que está cada vez más facha, es decir, intolerante a la diferencia, y que ha ido perdiendo la capacidad de resolver sus problemas por medio de la palabra. 

“Estoy en desacuerdo con lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo”
– Evelyn Beatrice Hall

Basta con una revisión rápida a expresiones populares que van desde en la mesa no se habla de política ni de religión, hasta el famoso cada quien con su cuento, para vislumbrar el malestar silencioso que se ha instaurado en nuestras relaciones cotidianas, y que ha derivado en el rompimiento de lazos sociales fundamentales tanto en esferas privadas como públicas, es decir, en familias, círculos de amigos, equipos de trabajo y, finalmente, el espacio público.

Tal vez te interese: Cómo saludar a su vecino y no morir en el intento

En vista de este panorama, Venga Le Digo ofrece un espacio seguro donde las personas puedan relacionarse físicamente para compartir opiniones e intercambiar ideas sin ser juzgadas, de tal manera que, poco a poco, se logre reconstruir el tejido social y el sentido de pertenencia con el otro.

Los domingos en las mañanas, cada quince días, el colectivo escoge un parque de la ciudad donde se realizan encuentros tranquilos e informales – con tintico y alguito pa´ comer –, abiertos a todos los seres humanos, en los que se ejercita el diálogo en torno a diversos temas que comprometen desde asuntos “light” como película favorita o anécdota graciosa con amigos hasta otros más “hardcore” como la eutanasia o el sentido de la vida, entre muchos otros.

Tal vez te interese: 3 razones por las que hacer “mala jeta” en Transmilenio es contraproducente

De esta manera, y entendiéndolo como herramienta fundamental para la vida en comunidad, Venga Le Digo asume el diálogo como medio y fin de sus actividades. En todas ellas, se involucran ejercicios vitales como hablar con argumentos, escuchar con atención, respetar la palabra del otro y, sobre todo, darse cuenta de que la calle no es solo un espacio de tránsito, sino que además es un lugar de encuentro ciudadano.

Resumiendo: hay un grupito que quiere devolverle al espacio público su carácter público por medio de la palabra; que espera que el diálogo sea una herramienta de todos y para todos; para que poco a poco las personas vuelvan a hablar sin miedo a descubrir opiniones diferentes; y para que al momento de encontrar perspectivas nuevas, éstas se asuman como posibilidades y no como herejías. 

La invitación es para todos. No sólo la de asistir a Venga Le Digo (guiño publicitario), sino la de salir a la calle, reconocer aquello que nos gustaría que pasara en la ciudad y comenzar nosotros mismos a generar el cambio que esperamos, con poquito o con mucho, pero definitivamente hacerlo. Porque Bogotá se lo merece y porque nosotros, siendo parte de ella, también.

Fuente: Venga Le Digo


Acerca del autor:

Juan Guillermo Garrido
holavengaledigo@gmail.com
Juan es publicista de la Tadeo, fundador de Venga Le Digo e investigador independiente en el área de las humanidades digitales; su trabajo se especializa en la relación entre software y cuerpo. Actualmente trabaja para la plataforma de arte experimental Rubber Mind y ha participado como panelista en discusiones abiertas sobre problemáticas digitales junto a diferentes académicos y artistas. Su más reciente investigación será presentada próximamente en el marco del congreso “El cuerpo en el Siglo XXI” organizado por la Universidad Distrital Francisco José de Caldas. Redes: instagram proyecto, instagram personal